fbpx

En 2012, publicamos un artículo titulado “Olvida 2012, los verdaderos problemas vendrán en 2020”. El título era bastante profético: aunque en 2012 fuimos testigos de las protestas de la Primavera Árabe y un apocalipsis anunciado, no tuvo nada que ver con lo que estamos viviendo ahora.

En 2020, el cambio climático ha llegado a un punto crítico. Una pandemia ha acabado con más de medio millón de personas y ha empobrecido a las economías más fuertes del planeta. La gente por fin se enfrenta a siglos de desigualdad racial sistémica, con protestas por todo el mundo.

El artículo que hemos mencionado se trata de una entrevista al científico Peter Turchin, que estudia la cliodinámica, una disciplina que sigue “los procesos que varían temporalmente” y busca “mecanismos causales” en la historia de Estados Unidos para, en resumidas cuentas, predecir el futuro. Puedes leer la valoración que su equipo ha hecho de los últimos diez años aquí. Hemos vuelto a hablar con él sobre los tiempos en los que vivimos y lo que podemos esperar del futuro.

VICE: Cuando hablamos en 2012, nos dijiste que 2020 estaría marcado por la agitación y la inquietud política. ¿Te sientes validado? ¿Siempre tuviste claro que sería así?

Peter Turchin: La teoría que hizo la predicción ha sido validada, no yo. Obviamente, nadie podía saber con seguridad lo que iba a ocurrir: el futuro no se puede predecir en ningún sentido.

Tienes razón. ¿Pero hubo algún momento en los últimos años en que se empezase a ver venir y se pudiese saber con qué podría estar relacionado?

Es un cúmulo de cosas. Las tendencias estructurales que impulsan la inestabilidad —la disminución del nivel de vida, el aumento de la competencia y los conflictos dentro de las élites— en realidad están desencaminadas desde aproximadamente 1980, así que, en 2010, mis compañeros y yo ya habíamos visto tres décadas de estas tendencias.

Es más, no había ninguna señal de que la élite política estuviese lista para tomar medidas apropiadas que revirtieran estas tendencias. Y a día de hoy siguen sin estarlo. Después, hubo un aumento de ataques terroristas suicidas. La esperanza de vida de una gran parte de la población estadounidense se redujo en términos absolutos. Yo no esperaba que las cosas se pusieran tan mal. La elección de Donald Trump es un muy buen ejemplo de cómo un empresario político canaliza el descontento generalizado. Hay muchos ejemplos históricos de esto. Así que, como ya he dicho, es un cúmulo de cosas.

También dijiste que las revoluciones comenzarían cuando “las élites tratasen de revertir el orden político a su favor”. ¿Podrías desarrollar esta idea teniendo en cuenta lo que ahora sabemos?

Como he dicho, Donald Trump es un buen ejemplo de este conflicto dentro de las élites. En cuanto a nuestra teoría, él empezó como un aspirante frustrado de la élite que intentó trasladar su poder económico al poder político. Y lo consiguió subiéndose a la ola del descontento generalizado hacia las élites establecidas en 2016. Esto tuvo como resultado una polarización y un conflicto mucho mayor dentro de las élites de lo que habíamos visto antes de 2016.

Por último, tu teoría explica que estos ciclos ocurren cada 50 años, ¿pero predice también cuando se acaban?

No lo has entendido bien: la dinámica fundamental da como resultado ciclos muy largos. Así que en la historia de Estados Unidos tenemos dos ciclos amplios. Primero, la ola de prosperidad y unidad de las élites que se originó tras la guerra civil estadounidense. Entonces, los indicadores de las condiciones de crisis disminuyeron ligeramente desde su punto máximo, pero se mantuvieron altos hasta 1920, durante los años de la reconstrucción, Jim Crow, la edad dorada de los Estado Unidos y la violenta agitación laboral, y los anarquistas. Esa fue la primera era de la discordia.

Después, las tendencias cambiaron como resultado de las reformas introducidas durante la era progresista y se asentaron durante el New Deal, los salarios subieron y la unidad política se fortaleció. Los 50 fueron los años del progreso laboral y la cooperación. Las cosas comenzaron a cambiar en los 70 y los 80, y en las dos décadas siguientes los indicadores de crisis subieron tan bruscamente como lo habían hecho antes de la guerra civil. Los salarios medios cayeron en relación con el PIB per cápita, y la polarización de los partidos políticos alcanzó nuevas cotas. Así que ahora estamos en la segunda era de la discordia.

El ciclo de 50 años se superpone a esta dinámica más larga. Puesto que las dos dinámicas coinciden en los años alrededor de 2020, ahora la sociedad es más vulnerable a los brotes de violencia política.

Para responder a tu pregunta: estos periodos de turbulencia continúan hasta que las tendencias estructurales que los impulsan se invierten. En el pasado, normalmente han durado cinco, diez o quince años. Así que imagino que irá más allá de 2020.

source https://www.vice.com/es_latam/article/n7wpwm/el-cientifico-que-predijo-la-inestabilidad-politica-de-2020

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!